DESCARGAR APP

José Mujica: “Estamos en un mundo sin dirección política”

José Pepe Mujica, está afligido. “El pronóstico de la ONU es catastrófico. Me tiene muy asustado”, dice este referente político, de 87 años, sobre la crisis climática del planeta. Mujica, que no es hombre de amilanarse fácilmente, señala que esta podría ser la última globalización de la humanidad si la política no recupera el espacio perdido frente a los intereses mercantiles. En esta entrevista, llevada a cabo en su finca de Montevideo, el expresidente uruguayo (2010-2015) aboga por un entendimiento global basado en el instinto de cooperación que ha caracterizado al progreso humano. “No hay nada más importante que los jóvenes discutan este mundo”, subraya con voz apremiante y mirada asertiva, sentado al frente de su casa, entre nísperos, almácigos y zorzales.

Pregunta. Con el final de la pandemia más cerca, ¿cómo interpreta lo que ha pasado?

Respuesta. Pienso que la pandemia sirvió para desnudar algunas de las debilidades que como humanidad tenemos hoy. Y una de ellas es que la propiedad del conocimiento tuvo mucho más valor que la necesidad humana de contribuir a poder colectivizar el conocimiento. Los sistemas de vacunas se podrían haber expandido mucho más rápido y eso terminó costando millones de vidas.

P. ¿Qué falló?

R. No falló la ciencia, lo que falló fue la política, que no tuvo la capacidad de coaccionar al sistema económico para poder hacer lo que había que hacer con rapidez.

R. Esto habría que confrontarlo con una cifra que no manejamos, de cuánto es el valor de lo que podríamos llamar la economía suntuaria o economía del despilfarro, para demostrarnos a nosotros mismos que en realidad recursos hay, pero que no los estamos utilizando como debemos. Por un lado, hay hambre, pero también existen cálculos de que el 25 o 30% de alimentos se tira.

P. ¿Cómo se arregla eso?

R. La responsabilidad es política, porque sabemos lo que pasa. Y tenemos idea de lo que habría que hacer, pero no podemos implementarlo porque la política no puede torcer el conjunto de intereses que se han eslabonado detrás de esto. La humanidad ha creado una civilización notable; capturó a la ciencia, multiplicó la productividad y la variedad de las cosas, pero no la podemos parar, no la podemos reconducir. Esta es, tal vez, la última globalización del hombre, si no la corrige. Ha habido varias, porque Roma fue una globalización, la historia del imperio chino también. Pero todas tuvieron dirección política. Esta es una globalización que están haciendo los intereses del mercado, donde la política es un pálido espectador que va detrás.

Esta es una globalización que están haciendo los intereses del mercado, donde la política es un pálido espectador que va detrás

P. ¿Cómo podría la política recuperar ese lugar?

R. Necesitamos un Gobierno mundial y ponernos de acuerdo en respetarlo. Tendría que ser eminentemente técnico-científico en muchos aspectos. Pero ningún país va a ceder debido al conjunto de intereses que hay detrás y por su soberanía.

P. Los intereses nacionales por delante de los ideales comunes.

R. ¡Sí, claro! Hay contradicciones con el mundo de las empresas transnacionales. Algunas tienen más fuerza que un Estado desde el punto de vista de la economía. Sobre todo, en Estados como el mío, Uruguay. Estamos en un mundo sin dirección política.

P. ¿Qué ocurre con las Naciones Unidas?

R. Necesitamos un acuerdo mundial. Si vemos la historia de Naciones Unidas, la estuvimos devastando. Estamos lejos de tener lo que necesitamos, una especie de consejo científico que tome algunas medidas capitales que los demás llevemos adelante. Recién tuve una conversación con [el historiador Yuval] Harari. ¿Sabes cuál es su angustia?

P. ¿Qué le dijo?

R. Lo más penoso es esto: que la humanidad no tenga tiempo, tiempo humano, para enmendar los desastres que ha causado al planeta y que vayamos a un holocausto ecológico.

P. Uno querría pensar que esto se puede corregir.

R. Siempre hemos creído que hay respuesta científica, que es posible. A lo largo de la historia, los seres humanos han hecho muchísimas barbaridades. Pero no sabían.

P. Ahora saben.

R. La tragedia es que ahora lo sabemos. Hace ya más de 20 años, la ciencia nos señaló en Kioto que los fenómenos adversos iban a ser cada vez más frecuentes y más intensos. La ciencia nos dijo lo que había que hacer, y pasan las décadas y surgen los eventos y no hacemos lo que tenemos que hacer. Lo que está fallando es la política. La gran pregunta es si el género humano como tal está llegando a los límites de su capacidad de autodirigirse.

P. Esa inclinación humana a la destrucción aparece además en las guerras, en Europa del Este, Oriente Medio, Asia, África.

R. Considero que el hombre no ha salido de la prehistoria. Mientras tengamos que utilizar la guerra como una expresión del fracaso de la política, no habremos salido de la prehistoria. Es muy probable que la humanidad esté gastando no menos de 2,5 millones de dólares por minuto en gastos militares. Es una de las estupideces más colosales que puede haber.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp